Adiós a García Márquez

Los seres humanos no nacen para siempre el día que sus madres los alumbran: la vida los obliga a parirse a sí mismos una y otra vez, a modelarse, a transformarse, a interrogarse (a veces sin respuesta), a preguntarse para qué diablos han llegado a la tierra y qué deben hacer en ella”.

La cita es de Gabriel García Márquez, de su novela El coronel no tiene quien le escriba (Ed. Anagrama) y fue el texto escogido para ilustrar la fotografía de Sebastián Castella (tomada en la librería anticuaria García Prieto de Madrid) en la exposición Paseíllo literario. Hoy la recuperamos para recordar a este genio de la literatura universal que nos dejaba anoche, a los 87 años, por una infección pulmonar.

García Márquez tuvo una intensa relación con el toreo. La última vez que se le vio en una plaza de toros fue el pasado mes de febrero, en Juriquilla (México), en un mano a mano Juli-Joselito Adame, en el que este último le brindó el toro de su triunfo. Seguía los pasos de un Joselito figurón del toreo, José Miguel Arroyo, que hace ahora dieciocho años le brindó al nobel colombiano el toro Excusado, de José Luis Marca, al que desorejó el 15 de mayo en Madrid.

Joselito le dijo que comenzó a leer (a disfrutar leyendo) gracias a Cien años de soledad. Y así nos lo contaba en Paseíllo literario.

Descanse en paz, Gabriel García Márquez. Y gracias por darnos tanta grandeza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s